Facebook Twitter Google +1     Admin

ADVIENTO, TIEMPO DE ESPERA

20151130134526-12311202-1681622425394985-3664434460771454983-n.jpg

¡Maranathá! ¡Ven, Señor Jesús!

La Iglesia desde siempre ha anunciado que el Señor vendrá por segunda vez. Forma parte de nuestra fe, de hecho, en el Credo recitamos: “y desde allí (de la derecha del Padre) ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos”.
Y esto es un hecho que anunciamos y pedimos con frecuencia: en el Padrenuestro decimos “venga tu Reino”. En la Santa Misa, en la aclamación después de la Consagración decimos: “Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección, ven, Señor Jesús”, o también: “Cada vez que comemos de este pan y bebemos de este cáliz, anunciamos tu muerte, Señor, hasta que vuelvas”. Después del rezo del Padrenuestro en la Misa, el sacerdote se dirige a Dios Padre con estas palabras: “Líbranos de todos los males, Señor, y concédenos la paz en nuestros dias, para que, ayudados por tu misericordia, vivamos siempre libres de pecado y protegidos de toda perturbación, mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo”.
El tiempo de Adviento es particular: se trata de vivir la primera y la segunda venida del Señor. Es tiempo de preparación para la Navidad esperando la segunda y definitiva venida del Señor.
En cualquier caso, es una invitación más que nos hace la Iglesia para que pongamos orden en nuestra vida, y dejemos de lado las cosas que puedan distraernos de Cristo: “Estén alerta, para que los vicios, con el libertinaje, la embriaguez y las preocupaciones de esta vida no entorpezcan su mente y aquel día los sorprenda desprevenidos”.
Este tiempo de Adviento es un tiempo para un examen de conciencia: ¿Hay algo que me distrae del seguimiento de Cristo?
Este tiempo de Adviento es un tiempo para que preparemos el Nacimiento de Cristo en el corazón: ¿Algo impide que nazca Jesús en mi corazón?
No dejes que el materialismo y el consumismo te distraigan en estos días.
Que resuenen en tu cabeza y en tu corazón las palabras de Zacarías, el papá de Juan Bautista: “Por la entrañable misericordia de Nuestro Dios, nos visitará el Sol que nace de lo Alto, para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz”
(Lc 1, 78 – 79)

30/11/2015 13:45 Paso Celeste ;?>

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris