Facebook Twitter Google +1     Admin

BEATIFICACIÓN DE LOS MÁRTIRES DE ALMERÍA

20170320150902-martires-almeria.jpg

LA BEATIFICACIÓN DE LOS MÁRTIRES, ESTÍMULO PARA EL TESTIMONIO Y LA EVANGELIZACIÓN.

Con fecha del pasado 15 de junio, en la carta a los diocesanos «El Papa Francisco manda promulgar el “Decreto de martirio” de los mártires de Almería», comunica así a la Iglesia diocesana que había terminado el recorrido para la Beatificación de la Causa de los Mártires de Almería. Es por esto que el 7 de noviembre del pasado año, en el contexto de la Jornada martirial, se hacía lectura pública del listado de los mártires de Almería que van a ser beatificados, una vez que así lo ha decretado el Santo Padre.

En esta Jornada comenzábamos a dar noticia de la identidad de los mártires de Almería incluidos en la Causa «José Álvarez Benavides y de la Torre y 114 compañeros muertos en odio a la fe», que serán beatificados en nuestra Iglesia diocesana el próximo 25 de marzo de este año.

Entre los 115 mártires de Almería se encuentran algunos sacerdotes que tras su ordenación ejercieron su labor pastoral como coadjutores en nuestra parroquia de Tabernas, es el caso del Siervo de Dios Don Antonio García Padilla durante el año 1904, el Siervo de Dios Don Miguel Morano Sáez que comenzó su primer año de ministerio como coadjutor en Tabernas en el 1920 y el Siervo de Dios Don José Cano García en 1928.

Todos ellos permanecieron poco periodo de tiempo en nuestro pueblo y son poco recordados por las gentes de aquella época.

El caso más destacado es el Siervo de Dios Don Francisco Rodríguez Carmona, quien bautizado el día siguiente de su nacimiento en la Iglesia Parroquial de la ciudad veratense sintió desde pequeño la vocación al sacerdocio. Tras unos primeros estudios en la Preceptoría de Vera, en 1924 ingresó finalmente en el Seminario de Almería ordenandose presbítero el once de junio de 1933, y tres meses después fue enviado como Coadjutor a la Parroquia de nuestro pueblo Tabernas. Exceptuando cuatro meses de 1934 en que fue Cura Ecónomo de Senés, sus escasos tres años de ministerio los consagró a la coadjutoría de Tabernas. Este jovencísimo presbítero fue el encargado de bautizar un xx de xxxxxxx de 19xx a D. Luciano Calatrava Tenor, sacerdote de nuestra diócesis e hijo ilustre del pueblo de Tabernas. A pesar de su juventud, los tabernenses guardan el precioso testimonio de su vida. De este modo lo recordaba un niño de entonces: « Era un sacerdote muy querido por el pueblo. Algunas tardes se venía con los niños y los jóvenes a jugar a la reja. Yo me llevaba muy bien con él. Era un sacerdote muy piadoso, la Misa la decía con mucha devoción, nos hablaba mucho de la Virgen, todas las tardes rezaba el Rosario en la iglesia. A los niños y jóvenes nos daba catequesis, se sentaba a confesar todos los domingos, nos explicaba el Evangelio y atraía a la gente a Dios.» Todos ellos fueron imagen viva de la fe en nuestro pueblo, fieles seguidores de Cristo y del fortalecimiento de su Iglesia, que sufriendo el martirio morirían por no renunciar a Cristo.

*coadjutor: eclesiástico que ayuda al cura párroco.

20/03/2017 15:08 Paso Celeste ;?>

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris